Fotógrafo de bodas barato | Ejemplo de lo que no te va a hacer

Esto es un ejemplo de lo que un buen fotógrafo puede puede hacer con el equipo y formación adecuada.

Hace unas semanas os dimos las claves para elegir el fotógrafo de vuestra boda, pero hoy os queremos detallar un poco más por qué te debes replantear la idea de contratar un fotógrafo de bodas barato.

Antes de entrar en harina, deberíamos intentar concretar qué es para nosotros un fotógrafo de bodas barato. Para nosotros, un reportaje de bodas por debajo de los 800 € (y habría que comprobar qué incluye) nos hace que nos planteemos qué hay detrás. Es decir, nos genera dudas de que algunas cuestiones estén correctamente resueltas.

En realidad, son muchas las cuestiones que hacen que un reportaje de boda no pueda ser barato. Pero hoy os queremos destacar fundamentalmente tres.

El equipo

Que la foto no la hace la cámara sino el fotógrafo está claro y nadie lo discute. Que hay grandes profesionales que son capaces de hacer grandes fotografías hasta con un móvil es algo más que claro (sólo tienes que ver las fotos de Rodrigo Rivas, que se define como Mobile Photographer). Pero también hay una cuestión indiscutible, un reportaje de boda con la calidad que se merece un día tan especial como el de tu boda no se puede resolver con cualquier equipo.

Para una boda es necesario utilizar una cámara del segmento profesional con una serie de características que garanticen un resultado óptimo de tu reportaje. Estamos hablando de enfoque perfecto, capacidad para fotografiar con cierta holgura en situaciones de poca luz (como ocurre en la mayoría de las iglesias), posibilidad de disparar veloces ráfagas de fotos de modo que no se pierda ese detalle inesperado, …

Pero no sólo es importante la cámara. Los objetivos son otra pieza fundamental. Se necesitan lentes luminosas, con una gran nitidez y muy rápidas en el enfoque.

Como os podéis imaginar, todo este equipo no es precisamente barato (y no hemos entrado en hablar del ordenador necesario para procesar fotos de más de 40Mb, flash, disparadores remotos, …). Además hay que ir renovándolo con cierta frecuencia para poder garantizar el mejor servicio posible.

Es muy probable que un fotógrafo de bodas barato acuda a tu boda con una cámara réflex de gama media o baja y un objetivo zoom polivalente. Con ese equipo un fotógrafo económico te puede tomar alguna foto buena, pero nunca te va a poder ofrecer un reportaje de bodas completo con una calidad adecuada.

La formación

Para ser fotógrafo de bodas no es suficiente con tener un buen equipo. Es necesario tener la formación adecuada y actualizarse constantemente. Hoy no se concibe un fotógrafo (ni ningún otro profesional) que no esté involucrado en un proceso de formación continua.

Esto implica asistir a conferencias de expertos en diversas áreas, congresos especializados que se imparten en diferentes ciudades de España (y fuera de España), cursos para aprender nuevas técnicas, conocer las nuevas tendencias para poder ofrecer un look novedoso y actualizado, etc.

Si eliges un fotógrafo de bodas económico es poco probable que le quede margen como para poder invertir en formación. Esto implica que sus conocimientos estarán obsoletos y esto se notará en la calidad final de tu reportaje de boda.

Dedicación

El tiempo que un fotógrafo dedica a una boda no es sólo el tiempo que está en la misma tomando fotos. Un buen fotógrafo de bodas hará con vosotros no menos de dos reuniones en las que, mientras tomas un café informal, habláis de los preparativos de la boda, de las sorpresas y momentos especiales que tenéis preparados, etc.

Estas reuniones tienen dos funciones. Por un lado, nos ayuda a estar atentos el día de la boda y que ningún detalle se nos escape. Pero por otro (y más importante) ayuda a que nos conozcamos. Esto hace que se establezca entre novios y fotógrafo una relación fluida que, posteriormente, se traducirán en fotos más naturales.

Además, tras la boda, serán muchas las horas que se dedicarán hasta terminar el reportaje. Hay que procesar todas y cada una de las imágenes,  reunirse de nuevo con vosotros para seleccionar las imágenes que van en el álbum y, finalmente,  maquetarlo para imprimir.

Como veis, es mucha la dedicación que un buen reportaje de boda requiere. Si un fotógrafo os cobra barato implica que, necesariamente, os tiene que dedicar menos tiempo para poder atender a más clientes y alcanzar su mínimo de facturación mensual.

Todas estas cuestiones hacen que dedicarse profesionalmente a la fotografía requiera de importantes inversiones que un fotógrafo de bodas con bajo precio no puede asumir y esto se acaba notando en la calidad de su trabajo (¡¡¡en la calidad de vuestras fotos de boda!!!).

De hecho, muchos fotógrafos nupciales económicos son realmente fotógrafos amateurs. Si quieres conocer cómo afectará esto vuestras fotos, echa un ojo a este artículo.

Piensa que, en la mayoría de los casos, la diferencia entre un reportaje de boda económico y uno con un mínimo de garantías ronda los 300 €. Vamos, que si sacrificas algún detalle como la fuente de chocolate ya tienes resuelto el problema.

Ahora para un segundo y piensa. Después de haber leído este artículo, cuéntanos ¿sigues pensando en poner en juego la calidad del reportaje de uno de los días más importantes de tu vida por contratar un fotógrafo de bodas barato?

Si estás interesado en conocer algún detalle más no dudes en dejar un comentario o contacta directamente con nosotros. Estaremos encantados de ayudarte.

También te interesa ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

¿Te gustó? Compártelo con tus amigos