Poder abrir la temporada de comuniones con una sesión como esta es todo un lujo. Una niña que desde el principio disfrutó de la sesión, una hermana pequeña que quería participar y unos padres majísimos, siempre abiertos a aportar y que se dejan aconsejar. ¿Qué más se puede pedir? Pues un entorno natural tan espectacular como este.

Estamos muy contentos con el resultado y ellos muchísimo más, así que ¡objetivo conseguido!

comuniones

RelatedPost

¿Te gustó? Compártelo con tus amigos