Slow Wedding | Boda Elena&Luis

 

El slow wedding es un término que ha venido para quedarse. Ya no se puede hablar de que sea una tendencia, porque se ha convertido y consolidado en los últimos años en un estilo de boda al que recurren cada vez más parejas.

De hecho, más que un estilo se puede definir como el reflejo de la filosofía de vida de los novios. Las slow wedding son bodas en las que predomina la naturalidad y la sencillez, en la que los novios disfrutan, sin presiones ni estrés, de los preparativos. En estas bodas no tienen cabida los estereotipos, los protocolos ni los compromisos.

La clave de las slow es, justo eso, ser conscientes de que puedes elegir cómo quieres que sea tu boda y cómo quieres vivirla, dejando a un lado los cánones que se presupone que debes seguir.

El Slow Life es el movimiento cultural que ha dado lugar a este estilo de boda. Tiene su origen en el movimiento de oposición que el periodista Carlo Petrini lideró contra la apertura de un establecimiento de comida rápida en la Plaza de España de Roma, lo que consideraban como un atentado al estilo de vida y a la dieta mediterránea, y que acabó llamándose slow food. Este movimiento, defendía la alimentación saludable, tradicional y basada en los productos locales frente al avance desenfrenado de la comida rápida y globalizada.

Después surgieron nuevos grupos que defendían el mismo enfoque en otros aspectos de nuestra vida: ocio, trabajo, salud… dando lugar así al movimiento global que se conoce como slow life.

Si tuviéramos que resumir el slow life en pocas palabras se podría decir que es un movimiento en el que se aboga por considerar la vida desde otro punto de vista, dando prioridad a los valores de la tranquilidad, el disfrute y, sobre todo, sentirse bien con uno mismo y disfrutar la vida.

 


¿Cómo se refleja todo esto en la organización y el desarrollo de una slow wedding?

 


Preparativos slow wedding

Durante los meses previos a la boda, mientras preparáis todos los detalles, debéis centraros en disfrutar de cada cosa que hacéis. Si algo no os gusta, sencillamente no lo hagáis.

Además, organizadlo todo para que el día de vuestra boda no estéis encorsetados en un timing estricto. Dejad que las cosas vayan fluyendo para que podáis disfrutar todo con tranquilidad.

Pero si de verdad queréis una slow wedding os recomendamos que os pongáis en las manos de una profesional con experiencia en la organización de este tipo de bodas como es Carolina López de Prüsia Eventos. Ella os ayudará para que todo se desarrolle perfectamente el día de vuestra boda y podáis disfrutar de los preparativos, librándoos del estrés que genera organizar una boda. Como nos dice Carolina:

“Hoy día ya tenemos en nuestras vidas suficiente estrés, por lo que una boda a nuestro gusto, sencilla, natural y rodeados de los que más queremos es algo fundamental. Los preparativos se hacen con mucha ilusión por parte de los novios y deben disfrutar de ellos como del mismo día de su boda. Desde Prüsia Eventos trabajamos para que esto sea posible. Sabemos que celebrar el día más importante de sus vidas bajo su propio guión es lo que las hace únicas!!!”

La novia slow

Una novia slow se viste de forma sencilla y natural. Apuesta por un vestido cómodo y discreto (nada de vestidos de princesa que no te permiten estar cómoda y disfrutar) que te permita moverte con libertad, acompañado de unos zapatos con poco o ningún tacón.

Respecto al maquillaje y el peinado, las claves son sutileza y sencillez. Es habitual ver en las slow wedding a las novias con una pequeña corona o diademada de flores a juego con el ramo (que será de flores silvestres o de temporada).

Elige un lugar adecuado

Una slow wedding pide ser celebrada en un entorno natural, al aire libre. Podéis hacerlo en una casa rural que tenga un bonito jardín, en la finca de un amigo, en la playa … Siempre pensando en una decoración con toques campestres (y vintage, si es vuestro estilo)

Slow Wedding| Decoración

Decoración slow by Prüsia Eventos

 

Slow food

En una boda como esta, el banquete a de ser del tipo slow food (comida saludable). El menú estará compuesto por platos con productos de temporada y, de ser posible, producidos en un entorno próximo a vosotros.

Os recomendamos que huyáis del típico banquete compuesto por innumerables platos en los que estás horas sentado comiendo. Organizad algo más informal, tipo buffet. Esto permite a vuestros invitados comer cuando quieren y les da mucha más libertad para moverse, hablar con más personas, …

Los invitados

En una boda slow sólo se invita a las personas con las que los novios quieren realmente compartir ese día. Quedan fuera los compromisos familiares, los amigos que lo son pero poco, compañeros de trabajo, etc. La lista de invitados suele ser pequeña, consiguiendo así una boda íntima.

Cuando les entreguéis la invitación, hacerles saber que se trata de una boda slow y que se prescinde de etiqueta formal a la hora de vestir.

La fotografía slow

La fotografía también tiene su vertiente slow, y nosotros llevamos mucho tiempo haciéndolo.

El lado humano de la fotografía: nosotros nos tomamos muy en serio el lado humano de nuestros novios. Nos tomamos tiempo en conocerles bien, saber qué cosas les gustan, conocer a su familia, los amigos que son un must para ellos, etc. Esto lo conseguimos tomando algún que otro café en semanas previas a la boda y, sobre todos, hablando y disfrutando mucho con ellos.

Fotografía de las emociones: conocer bien a nuestros novios nos permite hacer una fotografía mucho más cercana, en la que, de una forma natural, surgen y se reflejan los sentimientos.

Fotografías naturales, sin posados: en la fotografía slow los posados no tienen cabida. Nosotros apostamos por retrataros tal y cómo sois. Y lo hacemos mientras habláis con vuestros amigos, mientras os dais un beso o mientras bailáis. Es decir, os fotografiamos mientras disfrutáis haciendo lo que queréis, y recordad que esa es la clave de una slow wedding, disfrutar haciendo lo que queréis.

Los invitados no usan el móvil para hacer fotos: hace unos días os hablábamos de una aplicación para compartir online las fotos de vuestra boda con los invitados. En una boda slow se prescinde de esto. Los invitados se dedican a disfrutar de la fiesta que lleváis meses preparando para ellos. ¡De que no falten fotos de nada nos encargamos nosotros!

Álbum slow: si habéis apostado por una slow wedding, vuestro álbum de fotos tiene que ser uno con acabado en materiales naturales como los que os describíamos en este artículo sobre los diferentes tipos de álbumes de boda.

Y vosotros, ¿apostáis también por una slow wedding?


También te interesa ...

¿Te gustó? Compártelo con tus amigos